Logo
CA | ES
CA ES

Logo

Google empieza a olvidar

29 de Noviembre de 2014

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea da la razón a un ciudadano que reclamaba que se borrara información sobre su persona de internet Resuelve que los motores de búsqueda también son responsables de la información que se ofrece…

Google empieza a olvidar

Google deberá de olvidar, después del revés histórico e inesperado que la justicia europea le clavo ayer. El Tribunal de Luxemburgo defendió el derecho al olvido en internet y por primera vez obligó al buscador californiano y al resto de motores de búsqueda, como Yahoo, Bing o cualquier otro, a borrar de sus listas de resultados los enlaces a las informaciones y datos personales de los ciudadanos que lo pidan. Los jueces dieron finalmente la razón a Mario Costeja, un catalán residente en Coruña que exige a Google que retire el enlace de un anuncio del año 1998 sobre un embargo por sus deudas con la Seguridad Social, que ya ha pagado.

El anuncio de hace 16 años que Costeja quería retirar lo publicó el periódico La Vanguardia. La Agencia Española de Protección de Datos concluyó que el rotativo no está obligado a borrar la información, porque era legal y lícita y se puede acoger a la libertad de información, y recomendó al denunciante que pidiera a Google que dejase de enlazarla. Pero la multinacional californiana se negó y llevó el caso a la Audiencia Nacional, que ha terminado consultando los jueces de de Estrasburgo. De esta consulta salió la sentencia que ayer se hizo pública.

Google se apresuró ayer mismo a criticar una sentencia que califica de “decepcionante” para los buscadores y editores en línea. El sector no se lo esperaba: el abogado general del Tribunal de Justicia de la UE, Niilo Jääskinen, había ayudado el año pasado, asegurando que los buscadores no pueden hacerse “responsables del tratamiento” de los datos que aparecen en las páginas web que enlaza porque “equivaldría a una censura”. En el 80% de los casos, los jueces de Luxemburgo acaban confirmando la opinión del abogado general, pero en la sentencia de ayer se desmarcaron. “Estamos muy sorprendidos que difiera tan drásticamente”, se quedo la directora de asuntos públicos de Google para el sur de Europa, Marisa Toro.

El tribunal considera que Google es “responsable” de las informaciones que enlaza, porque sin motores de búsqueda encontrarlas sería como buscar una aguja en un pajar. Los buscadores, además, son altavoces que amplifican la difusión de estos datos y, por tanto, pueden afectar “significativamente” los derechos fundamentales de respeto a la vida privada y a la protección de los datos personales, advierte la sentencia.

Efecto multiplicador

“El efecto de esta injerencia en los derechos de la persona se multiplica a causa del importante papel que tienen en la sociedad moderna internet y los motores de búsqueda, que dan ubiquidad a la información enlazada en las listas de resultados”, resuelven los jueces.

Google “analizará las implicaciones de esta decisión”, pero lo que el Tribunal de Luxemburgo deja muy claro es que, de ahora en adelante, cualquier ciudadano podrá seguir los pasos de Mario Costeja. “Si, a partir de una consulta efectuada sobre la base del nombre de una persona, la lista de resultados muestra un enlace directo a una página web que contiene información sobre la persona en cuestión, el interesado se podrá dirigir al operador directamente, y si el operador no acepta su petición someterla a las autoridades competentes para obtener, en determinadas condiciones, la eliminación de este enlace en la lista de resultados”, avisan los jueces. Desde ayer tienen la jurisprudencia a favor en toda Europa. Solo en el Estado español ya hay pendientes cerca de 200 peticiones similares de derecho al olvido.

Excepción

Pero no todos los casos serán como los de Costeja. La justicia europea abre la puerta a una excepción en la eliminación de datos: Google y el resto de buscadores podrían mantener los enlaces en información de particulares cuando consideren que el derecho a la información pesa más que el derecho al olvido, por ejemplo en casos de personajes públicos que desarrollen un cargo en la sociedad. Si no es así, estará obligado a borrarlos, hasta en los casos en que la fuente original no los haya eliminado. La justicia podría tener que decidir caso por caso.

La CE lo aplaude

“Es una buena noticia”, celebró la portavoz de la Comisión Europea Mina Andreeva. La EU esta rehaciendo la normativa comunitaria de protección de datos, porque la vigente es del año 1995, “es decir, prácticamente anterior a internet”, pero la negociación entre los Veintiocho está retardando la aprobación. A Bruselas no le gusta que sean los consumidores los que tengan que probar que la información que quieren que sea eliminada les perjudica y ya no es pertinente: “No es fácil ni eficiente”, pero en el futuro serán los buscadores los que lo tendrán que demostrar” aseguró Andreeva.

Fuente: Artículo publicado por el PUNT AVUI
El de mayo de 2014 

CONTACTO

SUSCRIPCIÓN NEWSLETTER

RSS

© 2019 Mallafrè Consultors

Nuwa